jueves, 23 de octubre de 2014

LAS PEQUEÑAS COSAS DE LA VIDA NOS HACEN FELICES

Hay una sola Presencia y un solo Poder en el universo, Dios el Bien. Si reconozco que he perdido de vista esta verdad, traigo a mi mente la bondad de Dios y celebro los gozos sencillos de la vida.

Las hojas otoñales que crean un tapiz de colores brillantes. Un vaso de agua fresca que calma mi sed. Las risas divertidas de los niños que reverberan en la brisa. El aroma de las flores o el trino de los pájaros que me vinculan con mi gozo interno. Al permanecer consciente de las bendiciones que me rodean, me doy cuenta de que Dios está en todo.

El gozo es mi estado natural. Los placeres de la presencia de Dios llenan mis días de gratitud y fomentan una actitud gozosa.

Me mostrarás la senda de la vida; en tu presencia hay plenitud de gozo, delicias a tu diestra para siempre. Salmo 16:11
 
Fuente: Unity

0 comentarios:

Publicar un comentario