domingo, 11 de septiembre de 2011

Elogios, ¿por qué a veces o muchas veces nos resulta difícil aceptarlos?

Pues este es el tema, Elogios, ¿por qué a veces o muchas veces nos resulta difícil aceptarlos?

Te levantas en la mañana y alguien de tu familia te dice, qué bien te ves hoy, se ve que descansaste, y entonces contestas: ¡¡¿¿Yo??!! Si ni me he bañado, tengo la cara hinchada y para acabar pronto ni los dientes me he lavado...

Suele suceder con frecuencia, entonces ¿por qué a veces nos resulta difícil aceptar elogios? ¿Tú qué opinas?

0 comentarios:

Publicar un comentario